Después de perder las finales la Selección Mexicana de Fútbol, de los torneos de CONCACAF contra Estados Unidos, la Liga de las Naciones y la Copa de Oro, muchos se lanzaron con la posible salida del Tata Martino, de la dirección técnica del Tricolor.

Sin embargo hay que mirar los resultados: en la Liga de las Naciones el penal fallado por Andrés Guardado para un posible empate a 3, no es responsabilidad del Tata, sino control de nervios de un jugador experimentado.

Para el caso de la Selección en la Copa de Oro, hay que tener en cuenta que Tata Martino, dió prioridad a Jaime Lozano, timonel de la Selección Olímpica para que eligiera a los jugadores que considerara.

El buen trabajo de Martino, es que varios jóvenes Sub-23 los hizo parte de la selección mayor, dándoles la oportunidad, y quiénes le respondieron con creces, dejando de lado a las vacas sagradas de siempre. Martino no contó para Copa de Oro con jugadores con los que él ha trabajado en su proceso.

Los resultados son evidentes, los jugadores proporcionados al Tri Olímpico, dieron resultados, bien pudieron llevarse la de oro, pero la de bronce también merece un gran reconocimiento y dejar claro, que en ese triunfo olímpico de bronce, se le debe dar el reconocimiento que merece, al Tata Martino.