La filial de la empresa Odebrech, a final de cuestas dio el brazo a torcer, después de que PEMEX no le renovó el contrato de suministro de transporte de Gas Etano y se sentó a negociar el contrato de suministro del mismo, que fue firmado en 2010 bajo el gobierno del ex-Presidente Felipe Calderón, que significaba condiciones injustas para PEMEX y un daño al erario.

La re-negociación estriba en que la nueva duración del contrato será de 3 años y no como antes que era de 20 años; PEMEX ya no pagará penalidades de 200% que eran desiguales a las de Brasken que pagaba 30% solamente, ahora serán equitativas.

PEMEX ya no subsidiará el transporte del GAS, así que quedará a cargo de Brasken, que deberá de pagar por el servicio. Así mismo de diciembre de 2018 hasta hoy, PEMEX no pagará penalidades, que eran leoninas.

En total, PEMEX con la renegociación se está ahorrando o está impidiendo un daño al erario de casi 14 mil millones de pesos. Para que Brasken ya no dependa del Gas, ya sea nacional o importado de PEMEX, la paraestatal le colaborará para que puede establecer un muelle que le permita importar a Brasken su propio gas.