La empres eléctrica más grande de los Estados Unidos, ubicada en Texas, Brazos Energy, se ha ido a la quiebra por la ola invernal, siendo la empresa eléctrica más antigua del vecino país. Sus activos apenas llegan justo ahora a los mil millones de dólares.

Proporcionaba energía a 16 cooperativas distribuidoras y a casi de un millón y medio de residentes, y casi dos millones de comercios. El impacto de las tormentas invernales, dejaron sin electricidad a casi 4.3 millones de sus clientes entre hogares y comercios.

Antes de la tormenta, Brazos Energy era una empresa sana financieramente, pero el golpe fue tan duro, que quedó con más de 2 mil millones de dólares en facturas no pagadas, motivo por el cual no puede pasar ese costo ni a las cooperativas ni a su clientes, así que se declaró en bancarrota.