El patrón oro: cuando el sistema monetario estaba respaldado por metal, puede ser la solución a la actual crisis mundial.

Desde que comenzaron a utilizarse las monedas en las transacciones comerciales, los metales preciosos desempeñaban un papel fundamental, ya que constituían la materia prima con la que se acuñaban aquéllas y lo que las dotaba de valor intrínseco.

La llegada del papel moneda cambió el concepto, ya que los billetes eran títulos que podían canjearse por oro o plata. El fin del llamado patrón oro acabó con esa convertibilidad y convirtió a la moneda en dinero “fiat”, es decir, respaldado únicamente por la confianza en el Gobierno que lo emitía.

¿Qué era y cómo funcionaba ese patrón oro?

La base del funcionamiento del patrón oro era el propio metal físico, que servía para respaldar la emisión de dinero: el valor de cada unidad monetaria se fijaba en términos de su equivalencia con una cantidad concreta de oro.

Aquí el video: