En una conferencia inusitada de día domingo y casi finalizando ante la pregunta de una reportera sobre la vacuna Soberana de Cuba que ya está en fase 3, y sí el Gobierno de México ya había tenido acercamientos con nuestro país vecino, el Presidente AMLO respondió que felicitaba a nuestro país hermano por éste avance.

En su intervención Marcelo Ebrard, recalcó que para Cuba era una necesidad producir sus vacunas pues hasta hoy día sigue siendo objeto de un bloqueo económico, y por ende, no puede importar vacunas.

Y en un comentario inesperado, nuestro Presidente AMLO, comentó que México también tiene avances significativos en tratamientos y dejó ver una luz que dejó sorprendidos a todos, cuando comentó con la investigación realizada por centros, universidades e iniciativa privada, sugeriría que la vacuna mexicana llevara el nombre de “PATRIA”.

Hay que recordar que México se sumó a los trabajos científicos en el mundo para el desarrollo de una vacuna contra el Covid-19, con cuatro proyectos de instituciones públicas y privadas. Éstos participan en la convocatoria internacional de la Coalición para las Innovaciones en Preparación de Pandemias (CEPI, por sus siglas en inglés) para obtener financiamiento.

De cualquier manera, si no resultan seleccionados, el gobierno federal proporcionará los recursos con el fin de que las investigaciones continúen, aseguró el canciller Marcelo Ebrard en la conferencia realizada para informar de ello.

Las cuatro propuestas de México para la obtención de financiamiento de la CEPI son: una del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con una vacuna recombinante, la cual se realiza sobre una plataforma desarrollada desde hace cinco años para obtener un biológico contra los virus del Zika y el dengue. El producto podría estar listo en 18 meses y el laboratorio farmacéutico Liomont se haría cargo de la fabricación.

El segundo es de la empresa Avimex, de salud animal, que cuenta con una plataforma de uso veterinario, la cual ya ha demostrado su inocuidad en animales y seres humanos. Tiene la ventaja de que el proceso de fabricación es rápido y la empresa puede producir 5 millones de dosis por semana, una vez que se concluyan los ensayos clínicos. Podría estar disponible entre noviembre y diciembre.

La investigación se realiza en colaboración con la UNAM, el Centro de Investigación y Estudios Avanzados y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Otro proyecto es de la Universidad Autónoma de Baja California y el Tecnológico de Monterrey, el cual está en la etapa preclínica. Es un biológico basado en ADN, para el cual se solicitan 110 millones de dólares.

Participan la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional, el IMSS, la Universidad de San Diego y empresas privadas.

La propuesta de la Universidad Autónoma de Querétaro está basada en el diseño de péptidos sintéticos (componentes de proteínas) para la detección de anticuerpos y el desarrollo de la vacuna. El estudio clínico concluiría en diciembre de 2021 y para ello se solicitan 49 millones de dólares.

Aquí el video: