A principios del siglo XIX, el territorio mexicano era dos veces más grande. Sin embargo, al cabo de los años más de la mitad de sus tierras pasaron a manos estadounidenses. ¿Por qué?

La invasión estadounidense a México de 1846 infligió a los mexicanos una herida dolorosa que cicatrizó poco a poco, a lo largo de 170 años. Hay un proyecto que tiene por objetivo promover una demanda que anule totalmente el Tratado de Guadalupe Hidalgo, firmado el 2 de febrero de 1848 y por medio del cual México –invadido por el ejército estadounidense, ocupada su capital y tomados sus puertos y aduanas– se vio obligado a admitir la anexión de Texas y conceder a Estados Unidos más de la mitad de su territorio, que corresponde principalmente a los actuales estados de Arizona, Nuevo México y California.

En un escenario quizá probable con los movimientos separatistas del Calexit y el Texit, es decir, la independización de California y de Texas, de Estados Unidos, donde ya hay una amplia mayoria de población mexicana en Texas y en California es significativa, para lograr su reconocimiento internacional, podrían incluso recurrir anexarse a México por voluntad propia.

Aquí el video: