El futuro predicho desde la época prehispánica con la llegada de los españoles a la Gran Tenochtitlán, y con la caída del Imperio Azteca, antes de perecer el último emperador azteca, el Gran Tlatoani Cuauhtémoc, lanzó una maldición a los conquistadores, que nunca encontrarían descanso ni disfrutarían de sus conquistas o de lo que despojaron al imperio azteca.

Aquí el video: