Hong Kong ahora es el centro de la disputa y tomado como peón político por la injerencia de los Estados Unidos en la isla, con el fin de afectar a su rival directo por el control geo-político mundial que es China.

Con el pretexto de la vulneración de libertades, Estado Unidos busca la independencia de Hong Kong, aún cuando China ha mantenido el sistema de “Un país, dos sistemas”, pues a pesar de que China es comunista, Hong Kong es capitalista.

Una nueva ley que será agregada a la mini Constitución de Hong Kong, por parte de China, en su Anexo III, trata de alejar las acciones intervencionistas de los Estados Unidos y a su vez le otorga más poder a China sobre la ex-isla inglesa.