Sin duda los Alemán están al borde del precipicio económico, pues ya no solamente pesan sobre ellos, el embargo del SAT a sus ganancias, ni los embargos de aviones o mejor dicho recuperación de unidades de arrendamiento desde los Estados Unidos, ahora es algo peor.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), le suspendió la membresía de la Cámara de Compensación (ICH) a la aerolínea, debido a la falta de pago.

El destino para ésta familia y sus negocios no pintan nada bien, pero como dice el dicho, el dinero mal habido nunca llega a buen puerto, pues en todo su historial hay presuntos casos de influyentismo y corrupción en sexenios anteriores y en del ex-Presidente Miguel Alemán Valdés 1946-1952.