Ante la caída de los precios del petróleo y aún cuando la OPEP + (Plus) realice acuerdos de disminución de la producción petrolera, hay algo inminente y que son las tres cartas en el entorno, que producen más hidrocarburo: Estados Unidos, Arabia Saudita y Rusia.

Estados Unidos tiene una producción diaria de más de 12 millones de barriles de petróleo diarios, por el lado de Arabia Saudita casi 12 millones y Rusia 11.4 millones.

Aunque aquí debemos considerar que la reducción de la demanda a nivel mundial en caso de desaceleración económica, produce por default una caída en los precios del crudo, y obliga a los países productores a cerrar sus válbulas, es decir, reducir su producción, pues aún cuando cuenten con bodegas de almacenamiento, es inminente que en algún momento llegarán a tope.





Arabia Saudita no quiere perder sus mercados de exportación contra Estados Unidos y Rusia, e incluso, Rusia, le pegaría un golpe al centro de Wall Street y las petroleras estadounidenses como Shell y Exxon, que les cuesta producir un barril crudo, 50 dólares.

Por ello, el más interesado en mantener el precio del petróleo alto y por encima de los 50 dólares, es Estados Unidos, pues su técnica de fracking, además de contaminante, es demasiado costosa, y lo dejaría en knockout frente a sus competidores.