A pesar de que el Estado Profundo que controla a Estados Unidos, y que utiliza al Banco del Tesoro, al Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial como sus instrumentos de presión y endeudamiento, y que ya varios países han caído en aumentar su deuda con el FMI, como El Salvador, Colombia y Ecuador, México no lo hará.

El FMI en sus sueños guajiros, prevé que México se endeude en casi 10 (diez) puntos porcentuales del PIB (Producto Interno Bruto), para salir de la crisis del 2020, pero como hemos experimentado en la era Neo-Liberal o Neo-Porfirista, siempre el remedio sale peor que la enfermedad y eso lo sabe nuestro Presidente AMLO.





La deuda no aumentará y por el contrario, se intentará disminuirla; así mismo se eficientará el gasto del gobierno para 2020 y 2021, tan solo ya empezó con la disminución de 3 mil millones de pesos, con la baja de salario desde subdirectores hasta el mismo Presidente.

La era de control del FMI a México, terminó, pero así como los conservadores añoran el regreso de los privilegios y la corrupción, así se quedarán esperando, al igual que el FMI. México ya no es tierra de conquista.