Sin duda alguna, ésta pandemia le ha dejado a los chinos una lección muy grane, y les ha hecho entender que no todo los animales son aptos para consumo humano. A su vez, también se les hace justicia después de tantas centurias de ser un deleite para su paladar.

Se trata de los perros y gatos, que en la ciudad de Shenzhen, ubicada en el sureste chino y vecina de Hong Kong, prohibió a partir del 1o de mayo, el consumo humano de perros y gatos, y solo podrán ser utilizados como mascotas.





La iniciativa de ley fue presentada en febrero pasado y ya fue aprobada, incluso, en otras ciudades de China están replicando la medida, esperando que muchos más alcaldes se sumen a ésta medida y que incluyan tampoco consumir murciélagos, que son los que poseen el Coronavirus de forma nativa.