Podrías pensar que el título se refiere a un acontecimiento en alguna Alcaldía o Estado gobernado por el PAN (Partido acción Nacional) o por el PRI (Partido Revolucionario Institucional) y pensando en los tiempos de Peña Nieto, en algún partido de fútbol de la Selección Mexicana, todos distraídos, y los Diputados o Senadores legislando leyes, en contra del pueblo.

O quizá los sismos de 2017, donde a pesar de la necesidad del pueblo mexicano, las donaciones del exterior en alimentos, sin escrúpulo alguno, fueron acaparadas por gobernadores PRIANISTAS, para utilizarlas en compra de votos para 2018.





No, afortunadamente ya no es México, pero lamentablemente sí en el país hermano de Colombia, donde en plena declaración de cuarentena por 19 días (finaliza el 13 de abril de 2020), donde hay restricciones para salir de casa, el Gobierno de Duque, dejó al mercado nuevamente una empresa que dota del 25% de energía eléctrica, y específicamente a la región caribe. Después de un rescate por casi medio millón de dólares, se deja el sector en manos de uno de los grupos más fuertes de Colombia, denominado Grupo EPM (Empresa de Servicios Públicos de Medellín) que se podría considerar ya un actor preponderante en el sector, y Consorcio Energía de la Costa. Sin embargo el Gobierno de Duque no dijo nada sobre el casi medio millón de dólares invertido en rescate a cargo del erario … ¿será dinero perdido de los colombianos? ¿a quién benefició?

Pero dentro de todo, también hay noticias buenas y ejemplares en el país hermano, y es una empresa dedicada a servicios de alimentos y que cuenta con una amplia cadena de restaurantes, denominada Crepes & Waffles, que ante el cierre forzoso por las medidas implementadas por el Gobierno del Presidente Duque, envío a casa a sus empleados sin despedir a ninguno y con goce de sueldo. Adicionalmente, todos los alimentos con los que contaba se los dio a sus empleados a costos simbólicos.