Un dato curioso e inimaginable, pero real y que se trata de el mejor amigo del hombre, sí, un perro que llegó a Palacio nacional cuando apenas tenía 6 meses de edad, y que fue entrenado para ser un Perro Sensor de artefactos explosivos. Su misión es detectar en todos los rincones de Palacio Nacional posibles bombas o cualquier cosa similar a la ocurrida en Palacio Legislativo, donde a una legisladora le enviaron un libro bomba.

El nombre de éste valiente escolta, es “Chino”, que no solo se ecarga de la seguridad de AMLO, de nuestro presidente, sino de todos los trabajadores del recinto del Poder Ejecutivo, en en Zócalo de la Ciudad de México.





Éste can, fue llevado por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para realizar dichas tareas, y vaya que ha resultado muy efectivo. Dentro del mar de noticias estresantes, una buena y calurosa.

 
Aquí el video:
 
https://www.youtube.com/watch?v=pEAzKCBdVlk