Es indudable que México a pesar de tanta riqueza, ha sido saqueada, ya sea por invasiones extranjeras, o por la clace conservadora que se ha dedicado a realizar concesiones y vender el patrimonio nacional, incluso, a traer gobernantes extranjeros, como el emperador Maximiliano de Habsburgo.

En la etapa de Vicente Fox, Felipe Calderón y Peña Nieto no solamente sucedió el atracó del Petróleo de México, sino también el saqueo más descarado en la Historia de México, junto con la minera canadiense, Leagold Mining, a quien se le otorgó una concesión, del Cinturón de Oro en Tixtla, Guerrero, el cual posee el yacimiento de Oro más grande en América Latina y de los más grandes del mundo.





Una paupérrima inversión de mil millones de dólares, que a final de cuentas, les iba a generar ganancias por más de 1 (un) billón de dólares, lo cual casi la mitad alcanzaría para pagar la deuda externa e interna de México y aún sobraría la mitad. De ahí las palabras de nuestro Presidente Andrés Manuel: “México ya no será tierra de conquitas” …

 
Aquí el video:
 
https://www.youtube.com/watch?v=S9MpaXngUjA