Si no es atacando a los mexicanos, ahora es atacando a los hermanos hondureños en su caravana migrante. El gobierno de Enrique Peña Nieto en su agónico último mes, como siempre, inoperante y sin brindar atención humanitaria a la caravana.

Claro, como se dice en el box populi, si Peña no ha sido capaz de atender a los mexicanos, mucho menos a los migrantes, que se ven expuestos a la extorsión y al cansancio.





Es parecido a los paisanos mexicanos que cruzan la frontera a Estados Unidos y se ven expuestos a lo mismo, pero aún peor, a maltrato, discriminación racial y excesos.

Donald Trump, es un hipócrita, porque la crisis hondureña, fue por la imposición del gobierno yanqui, del presidente re-electo: Juan Orlando Hernández, donde no solo se robó la elección y Estados Unidos le dio legitimidad al gobierno represor del hermano país de Honduras.