Se vienen nuevos y mejores tiempos no solo para México sino para Centroamérica, recordando quizá en alguna medida al Imperio Azteca o Maya, que abarcaron su dominio hasta los territorios hermanos de América, incluso se rumora que llegó a existir un intercambio comercial con el Imperio Inca en lo que hoy es Sudamérica.

AMLO anuncia que a partir del 1o de diciembre de 2018, México tendrá puertas abiertas para los migrantes centroamericanos que deseen trabajar en tierra azteca. Y es la barrera más inteligente, pues con sus planes de inversión y mega proyectos, va a sobrar empleo, entonces nuestros hermanos centroamericanos, podrían llenar esos huecos: agricultura, turismo y la enorme cadena de beneficios que el sector petroquímico va a traer a la nación.





Así como México exige oportunidades y respeto a nuestros connacionales fuera de México, pues haciendo de forma recíproca lo mismo con nuestros hermanos latinos, tiene una calidad moral, para exigirle a Donald Trump, respeto a los migrantes mexicanos, que con el esplendor económico que se acerca a México, seguramente, muchos paisanos, estarán regresando a tierra azteca.