Con un costo de 47 millones de dólares, en el yate denominado “Reina Maya”, propiedad del multimillonario mexicano Alberto Bailleres, dueño del Grupo Nacional Provincial, Grupo Palacio de Hierro, Grupo Profuturo, Industrias Peñoles, ITAM, TANE y ValMex, estando en la Isla Rodas de Grecia, se encontró el cuerpo agónico, de una modelo australiana: Sinead McNamara de 20 años, enredada con una cuerda en el cuello.

Aún cuando se le intentó reanimar, y fue trasladada en helicóptero para poder salvarla, “aparentemente”, no resistió y murió. Muchas cosas extrañas sucedieron en el evento, ya que dos días antes (el martes), el magnate abandonó el yate “Reina Maya” junto con su familia.





Las autoridades ya realizan tanto la necropsia como la investigación por lo que pudiera haber ocurrido. Y sabemos que en materia de investigación los australianos presionaran a los griegos para que no callen no oculten información ni hallazgos de las evidencias.