Desde 2005 que asumió la Presidencia de Bolivia, Evo Morales, en su primer año de gobierno y tras realizar la nacionalización de los hidrocarburos, Bolivia ha tenido superávit financiero año con año, llevándolo a se el país con más crecimiento sostenido en toda América Latina.

Pero la tarea no fue fácil, pues a su llegada, se encontró que todas las decisiones de política económica, las dictaba el Fondo Monetario Internacional (FMI), que incluso tenía sus oficinas dentro del Banco Central de Bolivia.





El mecanismo con el que chantajea el FMI a los gobiernos es a través de préstamos, a cambio de privatización de empresas del Estado o concesiones. Y lo vemos tan palpable en México con los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique peña Nieto, que entre todos quintuplicaron la deuda externa mexicana.

 
Aquí el video:
 
https://www.youtube.com/watch?v=SEdgEaNtqXg