Dos países que son un ejemplo de esplendor de una nación y que a pesar de que en los años de 1960 tenían una economía al mismo nivel que México, hoy día con una administración adecuada de sus recursos energéticos como petróleo y gas, son los países más ricos del mundo.

Tan solo por renta energética, cada ciudadano de Qatar recibe cerca de 120 mil dólares por año, es decir, 2 millones y medio de pesos mexicanos anuales. Adicional a eso, cuando estaban en su boom por exportaciones, había mucha entrada de dólares y decidieron formar un Fondo de Inversiones, que al 2018 llega a los 320 mil millones de dólares, el doble de las reservas internacionales que posee Banco de México, pero ellos sí lo invierten en negocios alrededor del mundo, y retornan la ganancia.





Sin duda, con el gobierno de AMLO, ya comenzamos a soñar, porque en el corto plazo la meta es recuperar nuestro poder adquisitivo, pero quizá en unos 8 o 10 años, continuando con una política energética que beneficie a los mexicanos, podríamos estar hablando de que el pueblo de México, sea tan rico como el pueblo de Dubai, con servicios e infraestructura de primer mundo.

 
Aquí el video:
 
https://www.youtube.com/watch?v=UntNUa3zZsg