Últimamente se ha escuchado bastante el nombre de BlackRock, el manejador de inversiones a nivel global que está inmerso en varios negocios y empresas, desde su joya de la corona que son los Fondos de Inversión de Petróleo, hasta poseer el 10% (diez por ciento) de las acciones de Televisa.

Según datos investigados por el Dr. Alfredo Jalife, BlackRock antes del atentado a las torres gemelas se llamaba BlackStone y su nombre lo indica … piedra negra vieja y piedra negra dura, que se refiere al petróleo.

Maneja el equivalente al PIB de Estados Unidos: 18 (dieciocho) billones de dólares, y sin cotizar en bolsa. Dentro de su portafolio de negocios, controla Google, el Banco GP Morgan, Exxon Mobil, Chevron, Shell, British Petroleum.





La ganadora de la Reforma Energética en México, se llama Wall Street y BlackRock. Y un político del ITAM, que recordarán en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari: Pedro Aspe, quien es la bisagra detrás de la Reforma Energética.

Ahora si recordamos, cuando AMLO recibió al gabinete de alto nivel de Estados Unidos, recuerdan una pregunta que se susurró a AMLO: ¿Sr. AMLO, va a seguir cooperando con Estados Unidos?

Una pregunta que si la vinculamos con la presencia de BlackRock en México, donde también tiene invertidos en City-Banamex, cerca de 60 mil millones de dólares, pues vemos que AMLO, por eso, está afanado con el Plan de Austeridad Republicana: Si BlackRock llega a sacar sus inversiones de México, la Hacienda mexicana no sienta tan fuerte el impacto, pues se amortiguaría con el impulso al sector petroquímico, que vaya que deja dinero.





De otro modo, BlackRock no estaría tan interesado en México, su petróleo y agua, donde a pesar de que Peña Nieto hizo decretos para privatizar el aguas, AMLO los va a echar abajo.

Y aquí nos recordamos de nuevo: ¿con AMLO será el fin de los Tratados de Bucareli que prohibían a México su desarrollo en ciencia, tecnología, comercial militar, etc.?

 
Aquí el video:
 
https://www.youtube.com/watch?v=86UO1c3P7Kc