Estados Unidos a través de su trasnacional Halliburton, tiene una mayoría de contratos en la Unión Americana, para realizar la exploración y explotación del gas natural. Estados Unidos en su subsuelo, es una mar de gas, que pareciera inagotable, y la ambición de los grandes consorcio energéticos, por explotar a su máxima capacidad dicho recurso.

Por ello, no es casualidad, que a través dela Plan Energético de Norteamérica, que tiene Estados Unidos entre manos, tenga a México, en éstos momentos contra las cuerdas, en materia de auto-suficiencia energética, ya que la tecnología para producir energía eléctrica utiliza como combustible, el gas; lo que ha llevado a México, a comprarle grandes cantidades de gas en millones de toneladas a Estados Unidos, convirtiendo a México en dependiente de ellos, para producir electricidad: Un negocio muy muy jugoso para los Estados Unidos.





La tecnología ha jugado un papel muy importante, en lo que se refiere al mapeo de los recursos naturales, sin embargo, solo a favor de los Estados Unidos y de las grandes potencias que cuentan con satélites que son capaces de detectar, ya sea zonas de hidrocarburos, minas de oro, plata, y demás metales preciosos, a través de escanéos infrarrojos y otras técnicas más avanzadas.

Si nos regresamos en México 50 años atrás, eramos de los países con más desarrollo en petroquímica e incluso en tecnología espacial (años 60’s), sin embargo, nuestro crecimiento y avance, fue truncado por los Estados Unidos, que no querían tener como vecino, a un país avanzado como Japón, que en éste caso sería México, lo cual hubiese sido demasiado peligroso, para sus intereses de conquista tecnológica y económica de América Latina.





Si nos regresamos a 1979, cuando el proyecto del gasoducto Cactus-Reynosa, tenía por objetivo abastecer de de gas a los Estados Unidos, y el cual fue finalizado en 1983, sin embargo, la inversión, y los préstamos que obtuvo con mucho trabajo México, con el gobierno de José López Portillo, terminaron en saldo negativo, una pérdida, pues Estados Unidos, le propuso a México bajar el precio dele energético, ya que Canadá, le estaba ofreciendo un precio más bajo.

Finalmente la decisión de José López Portillo, fue la de no bajar el precio, y ésto provocaba que México se quedara con un gas, con el cual no tenía la infraestructura ni una industria que lo consumiera, por lo cual, eligió la opción, más estúpida que se pudieran imaginar: Quemar el combustible, en lugar de almacenarlo. Claramente está, que si México, no hubiera quemado todo ese gas, hoy día tendría una reversa importante de ese combustible …

 
Aquí el video con el análisis completo:
 
https://www.youtube.com/watch?v=wJKaFKyDiZI