Después de que éste jueves fuera aprobada la Reforma Fiscal de Donald Trump, los empresarios mexicanos se reunirán mañana con la Secretaría de Hacienda el día de mañana viernes, para planificar la respuesta Fiscal que debe emitir el gobierno mexicano.

No puede ni debe agachar más la cabeza Peña Nieto, pues tiene encima hora la presión de los empresarios, pues de lo que se trata es mantener las inversiones en México.





No hay opción para las empresas y las deben regresar a Estados Unidos o al menos, estarán tasadas con un impuesto. La presión en el tipo de cambio es inminente pues se vislumbra de una forma forzada, fuga de dólares, y ni siquiera de dólares de los bancos sino, dólares del Banco de México, pues para sacar las utilidades, las empresas cambian los pesos mexicanos por dólares.

Ya no solo la presión por la importación de gasolinas sino ahora la presión por salida de las utilidades de las empresas trasnacionales gringas.

 
Aquí el video de Aristegui Noticias: