Parece que existe un punto de crisis cuando aumentan los sismos en el planeta Tierra: Cuando la Tierra está muy lejos de la Luna y cuando la Tierra está más cerca de la Tierra.

Es lo que nos muestra un análisis de datos de los eventos de movimientos telúricos sucedidos, en las últimas 5 (cinco) décadas. Siempre existe la probabilidad y hay que estar alertas.





De igual forma, también afectan los hoyos coronales del Sol y toda su actividad, así como el clima espacial, que en Estados Unidos, se estudia de una forma sería con las sondas Soho que monitorean 24×7 al Sol.

No por nada, los mayas basaban todo en la astronomía y tenían una precisión en la predicción de diversos eventos. De ahí que a raíz de la reciente Súper Luna, hay que estar alertas, más vale prevenir que lamentar.