Con una país lleno de mucha energía y juventud, pero sin embargo falto de oportunidades para estudiar, para trabajar, y con una emigración hacia Estado Unidos que desde 1994 a la fecha ha venido creciendo exponencialmente, producto del inicio de un Tratado de Libre Comercio, que en realidad solo benefició a las tras-nacionales gringas, a las élites mexicanas.

Ciertamente con ejemplos paradójicos, India sí aprovecho su bonanza económica petrolera, mientras que los políticos mexicanos fundamentalmente del PRIANRD-Gobierno, lo utilizaron para robarse miles de millones de dólares, dejando cada seis años a México en crisis económica y a las empresas del Estado, principalmente PEMEX (Petróleos Mexicanos) y CFE (Comisión Federal de Electricidad), en la ruina.





De todo ese fruto de inequidad, injusticia social y corrupción, hoy día, la fuerza juvenil mexicana, que ya está en capacidad de votar, calculada aproximadamente en 20 millones, serán el factor fundamental, para el triunfo de AMLO, ya que no solamente se vive una capacidad de voto sino un despertar capaz de defender el voto y una verdadera democracia en éste 2018.