Ya que en Estados si hay un estado de derecho e independencia de instituciones derivado de la presunta intromisión de personajes extranjeros en la campaña del ex-candidato a la presidencia y hoy dirigente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, el jefe de campaña de Trump, trás declararse culpable, ha sido puesto bajo arresto domiciliario por una jueza de los Estados Unidos de América.

En México debería pasar lo mismo con Lozoya, por haber sido quien sirvió de puente para recibir los sobornos de Odebrech para el financiamiento de campaña del entonces candidato a la presidencia de México, Enrique Peña Nieto, que a la postre, logró con fraude, subir a la silla presidencial de México.





Dos mundos distintos en impartición de justicia, sin embargo, organizados los ciudadanos mexicanos, están a punto de obligar y cambiar a sus dirigentes, para que exista un verdadero Estado de Derecho.