A pesar de toda la ola de violencia física y psicológica en contra de nuestros paisanos mexicanos por parte del gobierno Estados Unidos, y una persecución racial, sale el coraje y contra todo pronóstico, las remesas en lugar de ir a la baja, llegan a su máximo histórico.

En su acumulado de enero de 2017 a agosto de 2017, suman U$18,875,000,000.00 (dieciocho mil ochocientos setenta y cinco mil millones de dólares), es decir, un crecimiento de 6.7% (seis punto siete por ciento) anual, comunicado por el mismísimo Banco de México.





El único dato que no se le puede creer al Banco de México es que el crecimiento anual hasta agosto de 2017 va en 8.8% (ocho punto ocho por ciento). Suelen mezclar resultados macro económicos, con la micro economía de los ciudadanos de a pie, que cada vez está más deteriorada.