Este sitio web utiliza cookies
Leer Políticas de privacidad.
ACEPTAR COOKIES

Salvarse en un sismo ¿El triángulo de la vida?

Fenómenos naturales, Titulares, Videos 2,000 Vistas

El Triángulo de la vida: No es tu primera opción de supervivencia.

Este método de seguridad de terremotos, erróneamente argumenta que durante un terremoto las personas solamente sobrevivirán al colocarse junto a un objeto voluminoso, y no protegiéndose debajo de alguna estructura.

La metodología antes mencionada fue desarrollada por Douglas Copp, un autoproclamado experto en rescate y manejador de Desastres del American Rescue Team International -ARTI- (una compañía privada no afiliada con el gobierno de los EE. UU. u otra agencia). Según Marla Petal (ex Coordinadora de Desarrollo de Programas Internacionales de la Universidad de Bogaziçi, del Observatorio Kandilli y del Programa de Educación de Preparación para Desastres del Instituto de Investigación de Terremotos), Copp hace muchas suposiciones escandalosas para las cuales no existen investigaciones que respalden sus afirmaciones; declaraciones como “Todos los que simplemente se agachan y cubren mueren aplastados cuando los edificios colapsan, siempre, sin excepción”.

Petal también hace referencia a la base del triángulo de vida de Copp; La “prueba de supervivencia científica”. El experimento consistió en colapsar una escuela y una casa en Turquía con 20 maniquíes dentro para evaluar la efectividad de su protocolo.

A través de la experiencia de Douglas Copp que según cuenta ha sido rescatista en varias catástrofes, nos da algunas sugerencias que nos podrían salvar la vida en caso de algún sismo/terremoto.

Normalmente todos los objetos que caen dentro de la casa, siempre van a dejar un espacio que es está en las orillas o esquinas de las habitaciones, aunque es mejor si esa esquina está cerca de una trabe.

También nos da recomendaciones cuando vayamos en un automóvil, salir del auto y colocarnos a un lado del mismo.





Wikipedia:

El Triángulo de la Vida es una controvertida técnica para la supervivencia ante terremotos propuesta por Douglas Copp y asociados, quienes aseguran que el método de “agacharse, cubrirse y agarrarse” es peligroso y arriesgaría más vidas de las que salva.​ Numerosas instituciones tanto públicas como privadas, niegan la validez general que le atribuye Copp y sostienen que estos son de aplicabilidad limitada a casos específicos.

De acuerdo con Douglas Copp, cuando un edificio colapsa, los objetos en su interior son aplastados por el peso del techo que cae. Sin embargo, alrededor de cada uno de dichos objetos quedan espacios vacíos; estos espacios son denominados “triángulos de la vida”, propuestos como el sitio recomendable durante un terremoto para sobrevivir.

Cuanto más macizo y grande sea un objeto, menos comprimido quedará luego de ser aplastado, de manera que será mayor el espacio que quede a su alrededor.

Copp refiere haber realizado el experimento de un derrumbe controlado de un edificio en Turquía en el cual los maniquíes colocados debajo de muebles, serían aplastados en el 100% de los casos, y los maniquíes colocados previamente en los “triángulos de vida” resultarían 100% “a salvo”.

No obstante, el derrumbe no simuló el movimiento horizontal que provoca la onda sísmica, y que podría arrastrar objetos pesados o derribar muros sin soporte. Más aún, el “experimento” de Copp, habría sido no un experimento diseñado para poner a prueba su hipótesis, sino un ejercicio de rescate.





En el sitio web del grupo que dirige,1​ afirma que en 2009 hasta 50,000 personas habrían fallecido por usar la técnica de “agacharse y cubrirse”. Asimismo, señala a quienes critican su teoría como “burócratas”, acusándoles de beneficiarse económicamente al oponerse a su llamado. Sin citar fuentes, asegura que “universalmente” el 98% de las personas que usan la técnica de “agacharse, cubrirse y sujetarse” fallecen.

Los supuestos de Copp han sido señalados por instituciones y académicos de dirigir la atención de la gente hacia el objetivo de ocupar “el mejor lugar posible” en caso de un terremoto.​ También de partir de supuestos que extrapolan los casos de colapso total de un edificio, alegando una validez universal de su técnica en todos los terremotos.

Los supuestos de Copp son asimismo contradictorios, pues mientras parte de observar que si un edificio se colapsa, los muebles serán aplastados, al mismo tiempo asegura que echarse en posición fetal al lado de muebles como la cama o el sofá, o grandes y pesados como la nevera (refrigerador), garantiza a la persona un espacio vacío seguro (asumiendo que los muebles pesados no podrían caer sobre las personas debido a la sacudida horizontal de los edificios).

Además, Copp prefiere hacer caso omiso de los informes de acuerdo a los cuales la mayoría de las personas son heridas por caída de objetos,​ y al tratar de buscar refugio junto a muebles o muros interiores (no estructurales).





Un estudio iraní,​ encontró que el “triángulo de la vida”, podría ser una mejor estrategia que “agacharse y cubrirse” ante grandes terremotos, ante el colapso de edificios sin estructura sólida (por ejemplo, de ladrillos de adobe), en países en desarrollo como Irán, pero confirmó las dificultades en la enseñanza de la técnica ya señaladas previamente por críticos de Copp. Basándose en la sencillez de enseñar la técnica de “agacharse, cubrirse y sujetarse”, y su validez en las 12.000 veces más de casos de gente afectada por terremotos menores, los investigadores concluyeron que esta última es mejor.

Es notable el consejo del Ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile: Si te encuentras en inmuebles de adobe o construcción informal, dirígete hasta una “zona de seguridad en el exterior”.​

A raíz de los sismos que afectaron a México, el Centro Nacional de Prevención de Desastres niega que esto pueda aplicarse al tipo de construcciones del país y ofrece recomendaciones para ubicar en el caso de cada estructura los lugares seguros.

 
Aquí el video:
 

 




Andrea Leclair, the gucci replica mother of the man, who is handbags replica from British Columbia. He said she had been out of replica handbags with replcia watches uk her 44-year-old son, Kristian Lee Baxter, for rolex replica a month, according to the report.

Powered by themekiller.com