México se encuentra en éstos momentos en un punto de quiebre a casi 11 (once) meses de que finalice el mandato de Enrique Peña Nieto, un presidente represor, corrupto, ignorante, vende patrias, es decir, el ejemplo de la anti ética de un estadista.

Yo ya no lo soporto, y creo que 90 millones de mexicanos de los 123 millones que somos, coincidimos: Este señor no puede seguir ni un día más al mando de un cargo de no merece. La reforma para permitir la finalización de mandato antes de tiempo es urgente y necesaria.

Política, narcos y delincuencia organizada, tienen azotados a los mexicanos que ya no podemos salir a la calle por temor a no regresar, a ser asaltados, y bueno, el resto de episodios deplorables que se pueden sufrir, cuando quien te debe cuidar que es la policía, es quien no hace su trabajo por estar coludidos desde los mandos más altos a hasta los medios y bajos.





No hay plata para seguridad, para empleo, pero si hay 30 millones de pesos para la Federación Mexicana de Fútbol, hay dinero para despilfarrar el dinero en celebraciones, hay dinero para el SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores del Estado), hay plata para licitación de obras con costos duplicados y aparte mal hechas causando un daño a la finanzas públicas, si hay dinero que por arte de magia desaparece del erario público para desviarlos a la campañas electorales del dinosáurico PRI.

Los mexicanos debemos tomar el toro por los cuernos y participar activamente al Poder Judicial, para a través de una de las armas pacíficas per eficaces que tenemos poder cambiar México y vigilar a cada uno de nuestros representantes: El Amparo Jurídico, cuando se violan nuestros derechos constitucionales.