Aunque usted no lo crea, pero sí se puede llegar a creer, en alguna etapa de la historia, sucedió algo inusitado: Ante la avaricia por lograr quedarse con muchas propiedades, herencias, cantidad inmensa de territorios, el Imperio Romano, le aumentó 300 (trescientos) años al calendario.

De ser el año 700 (setecientos) después de Cristo, pasó a ser el año 1000 (mil). Ésto lo dicen dos (2) investigadores alemanes, que lo confirman, derivado de la ausencia de sucesos históricos en ese periodo de tiempo, lo cual es muy raro. Como a veces pasa, quienes tienen el poder, son los que escriben la historia.





Por aquellos tiempos, la gente no se preocupaba por el año en el que se vivía, lo importante eran las estaciones del año: primavera, verano, otoño e invierno. Cuando necesitaban saber el día y el año, su primera mano era la de los sacerdotes, que eran quienes llevaban la cuenta del tiempo.

 
Para que se de una mejor idea, aquí le dejamos el video, del canal de youtube mundodesconocido.es :