Después de una cardiaca contabilización de actas del 95% al 100% que demoró casi una semana, por fin el ONPE (Oficina Nacional de Procesos Electorales), llegó al 100% de actas computadas y se terminó la pesadilla de tener a Keiko Fujimori como Presidenta, la realidad agradable es que el Presidente será el maestro Pedro Castillo en una contienda muy reñida que finalizó con un 49.860% para Keiko Fujimori y un 50.140% para el maestro Pedro Castillo.

Donde de forma atípica, Keiko Fujimori en el votó extranjero arrasó con más del 60% y por momentos se temía que esa tendencia pudiera significar un posible fraude algorítmico como el sufrido en México en el año 2006 en México, donde le arrebataron la victoria al candidato Andrés Manuel López Obrador, a manos del IFE (Instituto Federal Electoral).

La victoria del maestro Pedro Castillo no se trata de si gana la izquierda o centro izquierda, se trata de que llega una persona luchadora social y honesta, para manejar los destinos de nuestro país hermano Perú. Solo manejando los recursos del erario con transparencia es como se puede ofrecer a los ciudadanos una calidad de vida de calidad, tanto en infraestructura, peor también una armonía emocional y psicológica que los haga sentir, que el manejo honesto de sus dineros, les puede crear y sentir un estado de bienestar.