Tan solo con un archivo de Excel publicado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México, de una prueba aleatoria de más de mil casillas, donde de forma sorprendente y anómala, y como un patrón generalizado, donde gana el PAN, son casillas que tienen un porcentaje de participación ciudadana que oscila entre el 60% y 90%.

Por ello al revelarse varios indicios de fraude electoral, la población capitalina empieza a clamar la intervención pronta y expedita de la Fiscalía Electoral, tanto Federal como de la Ciudad de México, pues es más que evidente que alteró el resultado final de la elección.

El fraude consiste en comprar a funcionarios de casilla para que no asistan, y así los primeros que estén en la fila al no haber representación electoral, pasan a ser funcionarios de casilla de emergencia y hay un trascendido de que hasta iban vestidos de blanco para poder identificarlos que iban con la finalidad de participar en el fraude electoral de la casilla.

Aquí el video: