Dentro de dos o tres semanas Rusia podrá crear un test que diferencie los virus de cualquiera de sus mutaciones, declaró la jefa de la oficina nacional de protección al consumidor (Rospotrebnadzor), Ana Popova.

“Es muy importante que podamos obtener una prueba, creo que esto no nos tomará más de dos o tres semanas, que permita diferenciar el virus de mutaciones”, dijo Popova en una reunión con los principales epidemiólogos y virólogos rusos.

Según la funcionaria, en el país apareció un instrumento que permite crear un test que detecte las mutaciones del virus.

Popova aseguró además que Rusia logró desarrollar una inmunidad poblacional con una tasa de incidencia de coronavirus bastante baja, sobre todo en comparación con otros países.