Un amparo que se presenta en el 2018, por el caso de Odebrecht, y una acusación de un delito electoral, donde se señalan sobornos para la campaña de Enrique Peña Nieto, se le denuncia y gana el amparo por la prescripción de los delitos.

Sin embargo no lo cubre para los sobornos que está cantando y que se realizaron en las campañas intermedia de 2015, los moches para la probación de la Reforma Energética, así como los daños al erario por malbaratar o en su defecto comprar empresas relacionadas al sector energético con daño al erario público.

El ex-director de Pemex fue extraditado por nuevas acusaciones donde destaca la supuesta compra de un astillero a sobreprecio. Y como dijera la canción de la Boa de la Sonora Santanera adaptado a ésta situación: Lozoya lo sabe, lo sabe … y todo México, lo sabe, lo sabe.