En una decisión ya tomada por los altos índices de inseguridad en los puertos del país, y también por la alta corrupción en las aduanas, el Presidente AMLO da un manotazo certero, para arreglar el problema. En primera instancia, también existió un diferendo con el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Ing. Javier Jiménez Espriú.

El Ing. Espriú no estaba de acuerdo de que la SCT dejara de tener el control de los puertos, sin embargo, aunque presentó su renuncia por el diferente, dejó el cargo en buenos términos, e incluso, el primer mandatario de la nación, hizo el traspaso de cargos a través de un video en sus redes sociales.

Con ésta decisión y adicionalmente que la Guardia Nacional ya se encarga de la Seguridad Pública, es el momento de regresar a su lugar nativa a la Secretaría de Marina, para que se encargue de vigilar, con su disciplina, entrenamiento y poderío, para mantener a raya a los malandros en esas zonas, así como en las aduanas.